La desigualdad como causa de muerte materna

Publicado: julio 1, 2008 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud., Salud
Etiquetas:

ALARMANTES CONCLUSIONES DE UN INFORME SOBRE ARGENTINA ANTE EXPERTOS EN SALUD REPRODUCTIVA DE LA OMS
Las mujeres jujeñas tienen 15 veces más probabilidades de morir por causas vinculadas con la maternidad que una porteña. La tremenda brecha salió a la luz durante el informe que investigadores locales presentaron ante expertos de 25 países.

Por Mariana Carbajal

Las mujeres en Jujuy tienen un riesgo quince veces más alto de morir por causas vinculadas a un embarazo y al parto que las que viven en la ciudad de Buenos Aires. Así de amplia es la brecha en salud reproductiva en la Argentina. Esta profunda desigualdad que se refleja en las tasas de mortalidad materna de las distintas provincias del país fue denunciada ayer en Buenos Aires por los principales investigadores en el tema ante encumbrados expertos de 25 países, en una reunión convocada por la Organización Mundial de la Salud para debatir el tema. “La inequidad en el acceso a la anticoncepción es un problema crítico”, advirtió Silvina Ramos, directora del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (Cedes), frente al director del Departamento de Salud Reproductiva e Investigación de la OMS, el belga Paul Van Look (ver entrevista aparte).

En Jujuy mueren 165 mujeres por afecciones vinculadas al embarazo, parto y puerperio cada 100 mil nacidos vivos. Es la tasa de mortalidad materna más alta del país, según el último registro oficial correspondiente a 2006. En la ciudad de Buenos Aires, fallecen por esas mismas causas sólo 18 cada 100 mil: es la tasa más baja. El promedio nacional es de 48 por 100 mil: la medición tuvo “un brusco aumento” del orden del 19 por ciento con respecto a 2005, señaló Ramos, ante un nutrido auditorio, compuesto también por representantes de organismos internacionales como PNUD y el Banco Mundial.

El informe hace referencia a las “fuertes inequidades regionales” en materia de salud reproductiva y a la “elevada participación de las complicaciones de abortos inseguros” en la mortalidad materna: casi un tercio de las muertes maternas se deben a esa causa. “A este ritmo, es casi imposible que la Argentina cumpla con los Objetivos del Milenio de reducir un tercio la mortalidad materna. Ni en el 2015, la fecha fijada, ni en el 2020 ni en el 2030”, alertó la experta. En siete años, la tasa de mortalidad materna nacional debería reducirse a 13 por 100 mil nacidos vivos. De mantenerse la tendencia actual, rondará un 39 por 100 mil, de acuerdo con las estimaciones realizadas por los especialistas.

Ramos fue la encargada de presentar el informe sobre “La salud y los derechos sexuales y reproductivos en la Argentina”, un panorama elaborado en forma conjunta –con estadísticas oficiales– por el Cedes, el Centro de Estudios Perinatales de Rosario (CREP), el Centro de Estudios en Población (Cenep) y el Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina.

La radiografía de la situación argentina fue el eje de la primera sesión de la reunión del Programa Especial de Investigaciones, Desarrollo y Formación de Investigadores sobre Reproducción Humana que patrocinan la OMS, el PNUD, Unfpa y Banco Mundial. Se trata del órgano más importante del sistema de Naciones Unidas en la temática. Es la primera vez que sesiona fuera de Ginebra –donde tiene su sede– en sus veinte años de existencia. Entre hoy y mañana, los integrantes de su comité conductor, provenientes de una veintena de países de los cinco continentes, analizarán los avances alcanzados en salud reproductiva durante el último año y debatirán hacia donde deben orientarse los estudios futuros en la materia. La argentina Silvina Ramos es la vicepresidenta de ese comité.

En la sesión inaugural de ayer estaba prevista la presencia de la ministra de Salud, Graciela Ocaña, pero la funcionaria se excusó de concurrir en la noche del domingo y en su lugar mandó al secretario de Determinantes de Salud, Alberto Hernández, quien hasta asumir en la cartera sanitaria se desempeñó al frente del Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires (ver aparte).

Las diferencias regionales con relación a la salud reproductiva tienen distintas caras. Algunas de ellas, destacadas por el informe, son las siguientes:

– Por cada cien egresos hospitalarios por parto, en promedio en el país son atendidas por aborto 21 mujeres. En La Rioja, 50 (allí se registra la mayor proporción); en Río Negro, 10 (el número más bajo).

– Las provincias patagónicas tienen mejores indicadores en salud reproductiva. No es casual que sean las que han sido pioneras en leyes y programas de reparto de anticonceptivos y anticoncepción quirúrgica.

– Mientras en Capital Federal y el Gran Buenos Aires los controles prenatales son extendidos (9 de cada 10 embarazadas realizan 6 o más durante el embarazo), en el NEA y el NOA el total de mujeres que cumple con esa recomendación se reduce a unas 6 de cada 10. En el NEA hay un 1 por ciento y en el NOA un 3 por ciento de embarazadas que directamente no se hacen ningún control previo al parto.

– En la Argentina, 5 de cada 10 mujeres no tienen cobertura de salud, según datos de 2001.

Los visitantes extranjeros se mostraron preocupados por las desigualdades. “Hay mucha disparidad en el acceso a la salud materna y a los cuidados. Tenemos un gobierno muy centralizado en Buenos Aires, donde se prestan buenos servicios de atención en la Capital Federal, pero no ocurre lo mismo en el NOA y NEA. Hay que reactivar el diálogo con el Gobierno para descentralizar las finanzas a las provincias y trabajar para enfrentar la inequidad”, consideró Olivier Adam, representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuando le tocó opinar. También expresó su preocupación por ese panorama la tunecina Hedia Belhadj, máxima especialista en salud reproductiva del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa). Y el representante en la reunión del Banco Mundial, Khama Rogo abogó por que las autoridades se nutran más de los resultados de las investigaciones –que marcan rumbos para bajar la mortalidad materna– para aplicar en las políticas públicas. “Tenemos aquí una masa crítica de investigadores bien capacitada. ¿Cómo podemos hacer para que trabajen más en conjunto con los decisores políticos?”, se preguntó Rogo.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s