violencia

Publicado: febrero 27, 2009 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.
Etiquetas:

¿Qué es la violencia?

Violencia Familiar.Mucho podría hablarse de este tema. La violencia está presente desde el inicio de la humanidad. De alguna manera las diferencias de poder y la lucha por la supervivencia se manifestaban a través de hechos violentos. En este sentido y al analizar la historia uno puede ver que los métodos evolucionaron, pero la humanidad, desde el punto de vista de “lo humanitario” en tanto preocupación por el bienestar del género humano, no lo ha hecho. La violencia, que en un principio era sólo física fue tomando otras formas, haciéndose más sutil para seguir permaneciendo en el seno de toda sociedad o agrupación de personas.

Es muy claro cuando uno ve un acto de violencia público, una pelea callejera, una represión policial, una guerra, etc. Pero hay otros métodos de violencia física y no física que se desarrollan en ámbitos privados como ser en la FAMILIA o en una EMPRESA. La principal característica que permite que este tipo de violencia se siga desarrollando es la “Naturalización” de la violencia.

Así como en un momento de la historia se consideraba legítimo el maltrato hacía los esclavos, a través de golpes, o de humillaciones diversas, hasta no hace mucho tiempo y aún hoy, lamentablemente, en algunas sociedades o sectores, se considera legítimo el maltrato conyugal, hacia los niños o de los empleadores hacia sus obreros.

Esta es la principal particularidad de la violencia familiar. Mucha gente cree que está bien que el hombre manifieste su supuesto poder a través de humillaciones y de maltrato psicológico. Es el deber de todos informar y entender que la violencia no es algo “natural”, sino que es algo construído dentro de una sociedad o grupo familiar.

La segunda particularidad importante que permite que la violencia se siga reproduciendo en los ámbitos privados, es el SILENCIO. Las víctimas del maltrato, generalmente callan su dolor por miedo y por vergüenza. Suelen permanecer solas ante una situación que las desprestigia y va socavando los rasgos positivos de su personalidad. La victima, frente a la diferencia clara de poder, permanece inmovilizada y con miedo.

A través de las leyes los gobiernos intentan controlar estos abusos de poder. Tanto la mujer, como el niño, como el anciano tienen derechos, estos deberían ser conocidos por cada uno de los habitantes, para saber que tienen un respaldo frente a situaciones donde se puede llegar a pensar que uno está solo.

psycotorture.gif

“Hay muchos hombres que, para mantener ese privilegio (tomar las decisiones en el hogar, por ejemplo) adoptan conductas violentas con algunos de los miembros de la familia, por ejemplo, castigan físicamente, gritan e insultan, critica y humillan a la esposa, a los hijos y a veces a sus propios padres si son ancianos y dependen de él. A ese tipo de comportamiento, cuando es utilizado de manera habitual, lo llamamos VIOLENCIA FAMILIAR o DOMÉSTICA: porque el hombre usa sobre los demás un poder de una manera que les causa daño y los hace sufrir.”.

La Violencia Familiar se puede clasificar en diferentes cuadros que tienen características y modos propios de presentarse (material extraído del a web):

1- MALTRATO INFANTIL:
Son situaciones no accidentales en las cuales un niño o una niña sufre daño físico, es privado/a de la satisfacción de sus necesidades básicas de alimentación y cuidados, se lo/a abusa sexualmente, o cuando se le hace un daño mental como resultado de una acción u omisión por parte de quienes tienen funciones paternas, maternas, o es cuidador o tutor responsable. Los niños y niñas maltratados comienzan a tener problemas de aprendizaje, de conducta y de salud que no siempre son detectados o comprendidos en su significado por la gente que los trata, como las maestras, los amigos o los médicos pediatras.

abuso.jpg


2- MUJER MALTRATADA:
El maltrato o abuso emocional y físico, el abuso sexual, el abuso financiero, los insultos, el abandono, la infidelidad o la amenaza de realizarlos, aislarla de familiares y amigos, controlarla de manera posesiva, etc. Son las formas más evidentes en que un marido puede ejercer violencia hacia la mujer. Este tratamiento da por resultado una mujer anulada que pierde la confianza en sí misma, en sus capacidades y un progresivo deterioro de su salud psicológica y física.
Por lo común, estas conductas se entremezclan con momentos de arrepentimiento o de tranquilidad y demostraciones de amor, lo que a veces dificulta tomar conciencia de que el problema existe. Aunque los insultos o ataques físicos ocurrieran solamente una vez u ocasionalmente, establecen un antecedente de futuras agresiones y permiten al hombre violento controlar progresivamente toda la vida de la mujer y su entorno, dejándola aislada socialmente pero también desautorizada y rebajada delante de sus hijos.

3- MALTRATO A ANCIANOS Y MALTRATO A DISCAPACITADOS:
Los ancianos y los discapacitados, en razón de sus dificultades físicas y psicológicas, están expuestos a malos tratos ya sea en sus familias como, muchas veces, en aquellas instituciones que los albergan no suministrándoles los cuidados adecuados.
En ocasiones también sufren maltrato en lo económico pues, al ser sus familiares administradores de sus bienes, pueden hacer mal uso de los recursos o gastarlos en lugar de comprar los medicamentos o la vestimenta adecuada que requieren estas personas que, por sus dificultades, se encuentran en una relación de dependencia.

Pedir ayuda:

Al llegar a este punto, nos encontramos con algunas dificultades serias. La víctima de un perverso suele estar sumida en un proceso que no le permite identificar las condiciones en que está viviendo como reales atentados contra su dignidad y algunas veces contra su integridad física. Las consecuencias de la violencia perversa, del maltrato psicológico paralizan a la víctima, sin dejar que esta se aleje o pida ayuda. La deslegitimización de sus pensamientos e ideas, la asunción por parte de la víctima de la responsabilidad por lo que le acontece son otros factores que dificultan el reconocimiento del problema y su posterior pedido de ayuda.

La víctima puede también, sentir vergüenza por lo que esta atravesando.

El aporte de la psicología y el psicoanálisis a la construcción social de estas situaciones no ha sido la mejor. La idea de responsabilidad subjetiva que tanto pregonó el psicoanálisis, la idea de que uno siempre es responsable de lo que le acontece (conciente o inconscientemente), funciona como un refuerzo a uno de los artilugios más utilizados por el perverso, el de culpabilizar a la víctima de lo que les sucede. Por su parte, otras teorías psicológicas como la Psicología Sistémica tradicional, se sitúa de tal manera que privilegia el sistema sobre las personas, y en este sentido es incapaz de definir al perverso como lo que realmente es. En algún punto también lo desresponsabiliza.

Si algo de lo que se manifiesta en esta página crees que puede estar pasándote, es hora de pedir ayuda.

El segundo gran grupo de problemas comienza con el reconocimiento aunque sea vago, del problema. Es muy difícil poder salir del problema solo, y para ello está bien indicada una terapia.

Pero… ¿Cuál terapia? Antes mencioné las dos situaciones más comunes y contraproducentes que pueden devenir en el proceso de una ayuda psicológica. Por mi parte creo que sólo algunos profesionales, con experiencia, son indicados para el trabajo con víctimas de relaciones perversas.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s