La Salud.

Publicado: marzo 1, 2009 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.
Etiquetas:

Promoción de la salud.

A la hora de trabajar con un profesional de la salud es imprescindible saber qué concepto de salud maneja.

Desde mi postura profesional no concuerdo con lo que la constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone, es decir que la salud es:

“Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia.”

Decir esto supone entender que la salud tiene que ver con lo inerme, pues ¿Cuándo se llega a ese equilibrio, si no es con la muerte? En cambio, entiendo que la salud es un proceso que construimos día a día, relacionado con el hacer lazo social, producir e insertarse en un proyecto de vida que resulte vitalizante. Cada proyecto puede ser diferente pero es sustancial para quien lo sostiene. La salud es un proceso sujeto a regulaciones permanentes vinculadas al enfrentamiento de conflictos inherentes a la vida. Este proceso guarda una relación de interdependencia con el sistema socio- cultural, la singularidad socio- económica y el momento histórico en el cual la persona vive.

Partir de esta concepción implica un abordaje diferente tanto en cómo sevan a encarar las acciones preventivas como las asistenciales, porque implica entender a la persona en su complejidad, sabiendo que todos tenemos núcleos sanos y núcleos enfermos.

Entonces, podríamos decir que la salud es percibida como un proceso a lo largo de toda la vida de la persona. La persona esta siempre entre la salud y la enfermedad, y la salud estará en relación con la posibilidad de utilizar al máximo sus aptitudes físicas y psíquicas para adaptarse activamente a una realidad de la que se sienta protagonista. De aquí que la salud mental no sea algo que se “tiene”, es un ideal a alcanzar por todos, quienes la tienen pueden perderla y quienes no la tienen pueden intentar recuperarla o al menos aumentar sus núcleos mas sanos para vivir de la mejor manera posible con a y a pesar de esa carencia.

Enfermar viene del latín “In” y “Fermare” es decir: “Dentro” “en uno” y “quedarse quieto”, “detenerse”. Y refiere a la dificultad para afrontar cierta situación desfavorable. La imposibilidad de avanzar por el curso natural de las cosas.

Entendiendo a la persona desde la complejidad podríamos decir que todos tenemos círculos más sanos y círculos no tan sanos. Por ejemplo, una persona puede tener dificultades para concentrarse o fijar la atención (característica típica en las víctimas de maltrato) pero a la vez, ser extrovertida y sociable, sintiéndose muy cómoda en situaciones grupales. En este ejemplo podríamos decir que algunas de las esferas de esta persona (la social) goza de plena salud y otras (la atención) presenta serias dificultades. De esta manera evitamos encasillar a una persona en el rango de “enfermo” para entender que presenta rasgos saludables y mórbidos.

Centrarse en la “enfermedad” significa centrarse en lo negativo sin considerar adecuadamente lo positivo que puede ser de gran ayuda para mejorar o para tener una mejor calidad de vida.

Dentro del contexto de la promoción de la salud, la salud ha sido considerada no como un estado abstracto sino como un medio para llegar a un fin, como un recurso que permite a las personas llevar una vida individual, social y económicamente productiva.

La salud es un recurso para la vida diaria, no el objetivo de la vida. Se trata de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales, así como las aptitudes físicas.

Desde los inicios de mi práctica profesional una frase me marcó a fuego.

En realidad es una reformulación de una famosa frase de Paulo Freire (educador Brasilero): “nadie educa a nadie, nadie se educa solo, todos nos educamos en comunidad”. La frase reformada sería “Nadie cura/enferma a nadie, nadie se cura/enferma solo, todos nos curamos/enfermamos en comunidad”.

Básicamente creo que este postulado marca mi idea de lo que es un trabajador de la salud.

En este sentido se podría decir que una visión integral de la salud supone que todos los sistemas y estructuras que rigen las condiciones sociales y económicas, al igual que el entorno físico, deben tener en cuenta las implicaciones y el impacto de sus actividades en la salud y el bienestar individual y colectivo. Obviamente, lejos estamos que algo de esto pase en la realidad, más allá de que la salud, según la OMS sea un derecho universal, todos sabemos las condiciones en que vive gran parte de la sociedad.

Las condiciones de la vida posmoderna, de la cultura del consumo, del individualismo, la violencia perpetrada por quienes ostentan el poder, las situaciones de marginalidad, de explotación, de indigencia; las víctimas de maltrato conyugal, infantil, de acoso moral, de abuso, las adicciones, el estress… etc. Todas situaciones generadas por el modo de vida actual, devenir de un proceso en donde cada vez es más difícil permanecer sin padecer.

En esta constelación de cosas, un trabajador de la salud debe bogar por el bienestar público.

Según la Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud (OMS, Ginebra, 1986),

la promoción de la salud constituye un proceso político y social global que abarca no solamente las acciones dirigidas directamente a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos, sino también las dirigidas a modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas, con el fin de mitigar su impacto en la salud pública e individual. La promoción de la salud es el proceso que permite a las personas incrementar su control sobre los determinantes de la salud y en consecuencia, mejorarla.

La psicología sería la práctica social cuyo sentido estriba fundamentalmente en promover, orientar, y estimular a las personas y a los colectivos sociales a generar respuestas autogestivas y transformaciones frente a la realidad que genera sufrimiento.

Entiendo, como trabajador de la salud, que es necesario promover todas aquellas actividades que estén relacionadas con mitigar los efectos adversos y patológicos de la vida actual, como ser las actividades deportivas, las actividades intelectuales, artísticas, los clubes y sociedades de fomento, etc. Por eso invito a usar esta sección como un portal de contactos. Una libreta de recursos que tengan que ver con la salud.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s