Las características del manipulador relacional

Publicado: abril 17, 2009 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.
Etiquetas:

“Las características del manipulador relacional” (1)

Tras la fachada se oculta el hombre. Como hemos visto anteriormente, los manipuladores pueden revestir numerosas apariencias. Se trata de máscaras que utilizan para manejar mejor a los demás. En realidad, los manipuladores son capaces de emplear toda clase de máscaras, desde la del simpático hasta la del dictador caracterial. Ésa es la razón por la que resulta tan difícil detectarlos. El manipulador simpático lo es sólo hasta cierto límite. Cuando interferimos en su poder o en su territorio, se transforma al instante. Cuando le negamos algo, se vuelve irónico, sarcástico, acuciante e incluso malévolo. Al igual que cualquier otro manipulador, no soporta las observaciones ni los reproches. De hecho, para ser capaces de descubrir a un manipulador, necesitamos conocer con gran precisión las características que lo diferencian de otros individuos.

Treinta características.

Podemos determinar 30 características, 4 de las cuales son consecuencia de las otras 26. Un individuo al que calificamos de manipulador actúa como mínimo conforme a una decena de características de la lista siguiente.

1. Culpabiliza a los demás en nombre del vínculo familiar, de la amistad, del amor, de la conciencia profesional, etc.
2. Traslada su responsabilidad a los demás o se desentiende de sus propias responsabilidades.
3. No comunica claramente sus demandas, necesidades, sentimientos y opiniones.
4. Responde muy a menudo de forma confusa.
5. Cambia de opinión, de comportamiento y de sentimientos según las personas o las situaciones.
6. Invoca razones lógicas para enmascarar sus demandas.
7. Hace creer a los demás que tienen que ser perfectos, que no deben cambiar nunca de opinión, que deben saberlo todo y responder inmediatamente a las demandas y las preguntas.
8. Pone en duda las cualidades, la competencia y la personalidad de los demás, critica sin parecer que lo hace, desvaloriza y juzga.
9. Hace transmitir sus mensajes a otros o los comunica de forma indirecta (por teléfono en lugar de cara a cara, dejando notas escritas).
10. Siembra cizaña y suscita sospechas, divide para reinar mejor y puede provocar la ruptura de una pareja.
11. Sabe hacerse la víctima para que se le compadezca (enfermedad exagerada, entorno “difícil”, sobrecarga de trabajo, etc.).
12. Hace caso omiso de las demandas (aun cuando dice ocuparse de ellas)
13. Utiliza los principios morales de los demás para satisfacer sus necesidades (nociones de humanidad, caridad, racismo, “buena” o “mala” madre, etc.).
14. Amenaza de forma encubierta o hace un chantaje abierto.
15. Cambia radicalmente de tema en el transcurso de una conversación.
16. Elude o rehuye las entrevistas y las reuniones.
17. Cuenta con la ignorancia de los demás y hace creer en su superioridad.
18. Miente.
19. Falsea los hechos para averigua la verdad, deforma e interpreta.
20. Es egocéntrico.
21. Puede ser celoso aunque se trate de un pariente o un cónyuge.
22. No soporta la crítica y niega la evidencia.
23. No tiene en cuenta los derechos, las necesidades y los deseos de los demás.
24. Espera frecuentemente hasta el último momento para pedir, ordenar o hacer actuar a los demás.
25. Su discurso parece lógico y coherente, cuando sus actitudes, sus actos o su forma de vivir responden al esquema opuesto.
26. Utiliza halagos para gustarnos, nos hace regalos o tiene muchas atenciones con nosotros.
27. Produce un estado de malestar o una sensación de falta de libertad (trampa).
28. Es absolutamente eficaz para lograr sus propios fines, pero a costa de los demás.
29. Nos induce a hacer cosas que probablemente no haríamos por voluntad propia.
30. Es constantemente objeto de conversación entre personas que lo conocen, aunque no se encuentre presente.

No olvide que son necesarias como mínimo una decena de características para poder hablar de un manipulador.

(1)- Extracto del libro “Los manipuladores” de Isabelle Nazare-Aga. Capítulo do. Ed. Byblos.

Anuncios
comentarios
  1. Buenas!Con tu permiso me gustaría trasladar este escrito a mi blog, respetando tu autoría y referenciando al sitio original donde lo encontré. Soy el autor del blog La Vida es Fluir y entre otros temas, trato muchos de índole social y de relaciones interpersonales.Este escrito me pareció sumamente interesante y enriquecedor, y por eso quisiera plasmarlo en mi sitio. Gracias por tu tiempo y comprensión.Kheldar

  2. DIRE dice:

    Hey tenes mas documentos sobre temas similares a este, me gusta tus documentos, quiero leer mas XD, espero que pongas temas variados e interesantes 😀

  3. MALENI dice:

    En este momento, me ha venido de perlas hallar este articulo, he sido victima d eun manipulador escalofriante; ha logrado hacer creer a una supuesta amiga mia, que soy responsable de actos que nunca cometi. Es el justo como la mayoria de estos puntos dicen. Estoy anonadada.

  4. Monica dice:

    Rodo, muy buen artículo. Conozco varios que responden a estas características. Un beso, mónica

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s