El mensaje y el mensajero.

Publicado: noviembre 1, 2011 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.
Etiquetas:

Quería reanudar la publicación en el blog escribiendo algo que resuena en mi cabeza desde hace un tiempo. Un largo tiempo tal vez, pero que no había plasmado al papel (en este caso al monitor) hasta ahora.

A lo largo de mi carrera profesional me he topado con diversos escritores, autores, filósofos, psicólogos y toda clase de intelectual. He leído ensayos sobre sociología, neurofisiología, psicología, y también otros tantos relacionados con las religiones, la espiritualidad, y la autoayuda. He tratado de entender la ciencia occidental y de mirar sin prejuicios a la ideología oriental. Y también, he participado en algún que otro debate cibernético, defendiendo, a veces, mensajes dados por personas cuestionadas y criticadas aún sin un amplio conocimiento de quién es o quién fue.

La cuestión fundamental que retumba en mi cabeza es: “¿Depende el mensaje del mensajero?”.

A veces la dificultad en encontrar una respuesta está en no formular la pregunta correcta. Pero al intentar dilucidar la respuesta a esta pregunta, me encontré con varias cuestiones.

Por deducción lógica la verdad de un enunciado no depende de la trayectoria de el mensajero. Alguien puede decir que dos más dos es cuatro, y no importa que esta persona sea un niño de cuatro años, Einstein o un asesino serial. El mensaje no ve modificado su contenido a partir de quién lo dice. Pero entonces… ¿dos más dos es cuatro?…

He aquí la primera complicación. La primera complicación tiene que ver con el método de comprobación. La ciencia se ha vanagloriado por su método para comprobar sus hipótesis, a pesar de sostener un margen de error, cree (al menos los científicos lo creen) que son los únicos autorizados para hablar de la verdad.

De más está decir que la ciencia comenzó con la teoría del Flogisto, que supuestamente era una sustancia que permitía que los cuerpos se quemaran con fuego. Cada cuerpo tenía una cierta cantidad de flogisto y de eso dependía las posibilidades de su combustión. O sea que la ciencia comenzaba con un error.

Posteriormente podemos citar los estudios de Lombroso que fue un eminente criminólogo que decía que la criminalidad tenía que ver con ciertas cuestiones físicas. Obviamente esto se creyó durante un tiempo y después su aplicación fue totalmente descartada. También podemos citar los estudios de Mengele durante el Nazismo que legitimaba la superioridad genética alemana con estudios científicos… una legitimación científica del racismo. Por último… podemos hablar de lo que resume Alan Wallace “hasta hace poco, los axiomas matemáticos eran considerados evidencias que no hacía falta demostrar. Ahora bien, en el siglo pasado los matemáticos sugirieron que los postulados de Euclides no son ni verdaderos ni falsos, sino que son simplemente las reglas del juego… ahora resulta evidente que los axiomas matemáticos derivan directa o indirectamente de nuestra experiencia”; podríamos continuar con el principio de incertidumbre de Eissenberg y finalizar con los postulados de la física cuántica para terminar de redundar que los postulados que la ciencia enuncia, no son necesariamente verdaderos o al menos en esto de la “comprobación científica” venimos con bastantes incertezas.

En el ámbito de la psicología la cuestión no es menor. Freud quien se dice ha sido unos de los tres personajes que ha cambiado le pensamiento occidental, tiene fuertes cuestionamientos. El libro negro del psicoanálisis arremete contra él y contra sus tratamientos de una manera implacable. Uno podrá defenderlo, o criticarlo, pero la duda existe. Piaget, quien fue un gran investigador sobre la ciencia de la mente, los aspectos cognoscitivos en los niños, utilizó a sus niños para sus estudios, y según dicen las malas lenguas, esto concluyó en que sus hijos terminaron con varios trastornos psicólogicos.

Entonces ¿de qué agarrarse cuando ni siquiera puedo afirmar que esta mesa es sólida?…

La idea no es hacer una filosofía de la ciencia, ni pregonar el nihilismo, sino derribar prejuicios e insertar en cada uno la posibilidad de la duda. Establecer la diferencia entre conocer y saber, entre escuchar y experimentar. Obviamente a veces uno toma como verdades cosas que otros dicen, a partir de la trayectoria de esa persona, a partir de los estudios archivados de ese grupo de personas, y es así que el conocimiento avanza, sino siempre estaría en el mismo lugar. Pero de la misma manera que el conocimiento científico avanza aún sin poder dar fe de la veracidad de sus postulados, lo mismo sucede con las filosofías orientales. Los tibetanos hacen un seguimiento de las sucesivas vidas del Dalai Lama, quien tarda 49 días después de su muerte para reencarnar. Este suceso también tiene probabilidades de ser cierto, como de ser falso, pero lo único que podemos hacer es no condenar con nuestro prejuicio un mensaje.

¿Qué diferencia habría entre creerle a alguien que postula la existencia de un átomo, y otro que postula la existencia de la reencarnación? El átomo no se puede comprobar empíricamente y hasta la comprobación empírica es susceptible de duda, y lo mismo con la reencarnación. De hecho pareciera más prueba de la veracidad de su enunciado, algunos de los relatos hechos por tibetanos… pero eso ya es otra cuestión.

Mi único interés a partir de esto que escribo es generar en ustedes una duda, no una insoportable, sino una que promueva la curiosidad, la investigación, la experimentación. También promover que no se lea a los diferentes autores desde el prejuicio, tratando de ver quién fue el que escribió, sino tratar de experimentar el mensaje para poder entender si hay algo de probable en él.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s