El rey Yayati

Publicado: diciembre 20, 2011 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.
Etiquetas:

Un gran Rey Yayati, iba a morir. La muerte llegó… es una vieja historia (Esta es una libre versión de un cuento de los Upanishads) en esos días las cosas eran más simples y el otro mundo no estaba tan lejos. La muerte llegó y golpeó a la puerta. Yayati abrió y dijo:
-Qué? Sólo he vivido por cien años, y acá estás. y sin avisar!! al menos me deberías dar algo de tiempo. No he cumplido mis verdaderos deseos aún. Los he venido posponiendo: mañana, mañana; y ahora estás acá y no habrá mañana. Esto es cruel! sé amable!

La muerte dijo:
-Tengo que llevarme a alguien, no me puedo ir con las manos vacías. Pero viendo tu miseria, tu vejez, yo te voy a dar cien años más, pero uno de tus hijos tendrá que irse conmigo.
Yayati tenía cien hijos (tenía cien esposas también). Entonces él dijo:
-Eso es simple!- pero no fue tan simple como había pensado. Llamó a sus cien hijos y les pidió que uno vaya. “Salven a su anciano padre! Muchas veces dijeron !padre nosotros podríamos morir por vos! ahora el momento de probarlo ha llegado.” Pero esas cosas siempre se dicen, no significan nada. Los hijos comenzaron a mirarse unos a otros.

Alguno tenía setenta, otro setenta y cinco, otro sesenta. Ellos también se estaban poniendo realmente viejos. El más joven tenía veinte. El más joven se paró y dijo:
-Yo estoy listo para ir.
Nadie podía creerlo, sus 99 hermanos no podían creerlo; pensaron que era un tonto. Y él no había vivido aún, para nada. El sólo tenía veinte años. Hasta la muerte sintió compasión, lo apartó, y susurró en su oido “Sos tonto? tus hermanos que son más grandes no están preparados, vivieron mucho tiempo, 75 añós el mayor, y aún no están listos… y Tú estás listo? Tu padre no quiere morir, y él tiene cien años, y tu sólo veinte.”

El joven dijo algo hermoso. Tremendamente importante. Él dijo:
-Viendo esto, que mi padre ha vivido cien años y que tiene todo lo que alguien pueda tener, y aún así no está satisfecho, veo lo futil de la vida. Cuál es el punto? podría vivir cien años y la situación sería la misma. Y si fuera sólo mi padre, podría pensar que es una excepción, pero mis hermanos? ellos también vivieron mucho tiempo y han disfrutado de toda clase de cosas. Qué más hay para disfrutar?
Ellos están envejeciendo y no están satisfechos. Entonces hay algo cierto: No hay manera de estar satisfecho. Por lo tanto estoy listo, y me iré contigo y no me voy desesperado, me voy plenamente conciente. Me voy alegre de que no tengo que pasar por esta tortura, estos cien años de tortura que mi padre tuvo que sufrir. Él todavía no es capaz de irse contigo.
Y la historia continuó. Cien años pasaron. Nuevamente la muerte llegó y golpeó a la puerta. Cuando golpeó a la puerta, sólo ahí, Yayati se dio cuenta de que cien años habían pasado. Dijo “Pero no estoy listo” y esto siguió sucediendo, cada vez un hijo se iba con la muerte y Yayati vivía otros cien años. Esta es una historia simbólica. Después de mil años la muerte volvió una vez más y dijo “Qué piensas ahora?” Yayati respondió:
-Vamos… suficiente es suficiente… he visto que nada puede satisfacerme acá. El deseo sigue creciendo. Cumplís un deseo y otros diez asoman. Es un proceso infinito.
Ahora me estoy yendo por mi propia voluntad, y ahora puedo decir que mi primer hijo que se fue contigo y que tenía veinte años fue muy inteligente. Yo fui estúpido, me llevó mil años darme cuenta y él pudo verlo a sus veinte. Eso es inteligencia.
Si sos inteligente vas a ver lo inútil de la ambición. Si sos inteligente vas a comenzar a vivir en vez de prepararte para vivir. La ambición es prepararte para vivir. y podés continuar preparandote, y el tiempo para vivir nunca va a llegar. Si sos inteligente no vas a perderte del hoy por el mañana. No vas a sacrificar este momento por otro momento, vas a vivir este momento en su totalidad.
Vas a exprimirle todo el jugo a este momento. Jesús dijo a sus discípulos “No piensen en el mañana” Él está simplemente diciendo “no sean avaros” porque cuando empiezas a pensar en el mañana te volvés avaro. Es la avaricia la que piensa en el mañana. Jesús les dijo a sus discipulos “Mirá a las flores lilas en el campo, cuál es su secreto? por qué son tan hermosas? su secreto es simple, ellas no piensan en el mañana, viven el momento. En este momento está todo y es todo. No hay nada detrás, nada más allá. Ellas disfrutan este momento con la totalidad de su ser. La avaricia significa posponer tu via para mañana.

Trata de ver tu avaricia, tu ambición, tu codicia. Puede tomar muchas formas. Estate atento. Puede tomar la forma de: “Esta vida no vale la pena, me voy a preparar para la próxima vida. Este mundo no tiene valor, me voy a preparar para el paraíso.” Pero esto es ambición! De tus santos, el 99% son gente ambiciosa. Más ambiciosos que los que encontrás en el supermercado. La de estos, es bastante ordinaria, ellos piden más dinero, eso es ordinario. EN cambio tus santos dicen “esto es temporal, nosotros pedimos por algo permanente. Nosotros queremos algo eterno. Nos sacrificaremos lo temporal por lo eterno” Hay una gran motivación; en realidad ellos están esperando el paraíso. Ellos disfrutarán y ahí les mostrarán a esos idiotas que tenían prisa en el mercado: “Mira, nosotros te lo dijimos antes, te advertimos. Ahora vas a tener que sufrir en el infierno, y nosotros vamos a disfrutar de los placeres del cielo” Pero esto es ambición, y donde haya ambición, no hay cielo. La ambición es el infierno; podría ser mundana… o podría ser de otro mundo.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s