¿Por qué es difícil decirle al psicólogo que uno ya no quiere ir más?

Publicado: junio 12, 2015 de Rodolfo Falcón en Posteos anteriores. violencia, salud.

mujer hablando al psicólogo

No es un mito que para muchas personas es extremadamente difícil decirle que no a su terapeuta, declarar que uno ya no quiere continuar en el proceso terapéutico o manifestar que algo le fue incómodo, desagradable o molesto.

En mi experiencia me he encontrado con todo tipo de situaciones; personas que vienen y logran plantear con claridad porqué consideran que no quieren seguir viniendo; personas que súbitamente no llegan y tampoco se comunican por mail, teléfono, mensaje de texto o señales de humo. Personas que se comunican telefónicamente, otros que se comunican por email, y algunos que lo hacen por whatsapp.

Pareciera que el medio es algo significativo a la hora de ver o comunicar algo que creo que va a ser desagradable para el otro. Muchas veces se considera que no es necesario hacer la aclaración de que uno no va a seguir yendo, otras tantas uno no quiere decir algo desagradable, en otras se avergüenza. Si bien hay mucha variedad, podemos decir algo acerca de estas cosas:

Lo que es difícil en la terapia, es difícil en la vida.

Si hay algo que se sostiene desde los albores de la psicología dinámica es que el escenario terapéutico es una minirepresentación de lo que sucede afuera y que es probable que el terapeuta comience a representar en la psiquis de la otra persona, a alguna imagen interna del paciente. Tal es así que el hecho de no querer continuar con la terapia y la dificultad para comunicarlo puede tener mucho que ver con la vida y las situaciones que la persona está atravesando o atravesó en el pasado.

Si a la persona le está costando decirle que no a su terapeuta, puede que a esa persona también le cueste decir que no cuando se siente incómoda en otros ámbitos. Una persona, por ejemplo, puede dudar mucho de dejar una terapia como también puede estar dudando mucho de dejar una actividad comercial que no le gusta.

También puede suceder que sienta que va a estar frustrando el deseo de su terapeuta, el deseo del otro, y en este sentido habrá que ver qué relación hay con esta cuestión en su propia vida (por ejemplo podría suceder que sigue una carrera universitaria por mandato familiar, no por gusto, sino por no frustrar el deseo que cree, viene de sus padres -el otro-). O puede incluso tener una actitud desconsiderada, no avisando, haciendo pagar al terapeuta algo que inconscientemente es para otra persona (su padre, por ejemplo).

En fin, las razones pueden ser variadas pero hay algo que es seguro y es que esa dificultad se relaciona con la vida de la persona. Hoy voy a nombrar solo dos cuestiones que creo son de las más importantes vinculadas con estas dificultades de la vida y la terapia.

1- Los mandatos:

Si hay algo en lo que coinciden la mayor parte de las psicoterapias, es que lo que hacemos está vinculado no sólo con nuestra experiencia, sino con la relación que hemos tenido con nuestros padres.

En este sentido se le dice “mandatos” a esas órdenes (implícitas) que cada miembro de la familia respeta inconscientemente y  que entiende como algo dado y que debe hacerse. Ir en contra de estos mandatos supuestamente establecidos podría ser muy peligroso para la persona, condenándole (en su imaginario, por supuesto, pero a veces en la realidad) a una vida excluido de su grupo primario.

En este sentido hacer lo que el “Otro” no desea que hagamos puede ser motivo de mucha angustia y también de mucho miedo.

Hay un momento en la terapia en donde el terapeuta probablemente quede colocado en uno de estos lugares; es decir, en el lugar del “otro”. Y es probable que el paciente proyecte sobre el terapeuta deseos (es decir que crea que el psicólogo tiene deseos vinculados con él). Por lo tanto ir y decirle que uno ya no quiere continuar; en definitiva FRUSTRAR AL OTRO, es algo que se vive con angustia, culpa y hasta con miedo.

Creo que lo mejor que uno puede hacer en estas ocasiones es plantearle al terapeuta lo que le está pasando, lo que está sintiendo. e incluso si lo que siente tiene que ver con determinada actitud del terapeuta, también es propio decirlo, ya que seguramente eso que vio en el psicólogo es algo referido a su propia realidad interna.

Hacerse cargo del propio deseo:

Este me parece que es el punto más importante (visite el link) a la hora de estar en una terapia. Poder conectar internamente con nuestro deseo. Conectar nuestros tres cerebros, mental, somático, espiritual en la línea de lo que queremos. Si lográsemos esto estaríamos plenos.

Pero esto no suele darse con frecuencia. Con frecuencia se da que no podemos escuchar nuestro deseo, o que no nos hacemos cargo de lo que deseamos. Es mucho más fácil huir, o meter la cabeza bajo la tierra cuando algo que deseamos creemos que no coincide con lo que se espera de nosotros.

Uno de los objetivos de toda terapia es que podamos conocer, respetar y hacernos cargo de lo que deseamos y de la manera en que lo deseamos. Que podamos transitar el camino de eso, independientemente de cómo sea visto por el afuera o por nuestra familia.

Por lo tanto a la hora de decirle que no a un terapeuta se juega algo de esto; la persona está ante la encrucijada, o desaparece y no se hace cargo de su deseo, o busca maneras huidizas de decirlo, o se planta delante del terapeuta para hablar de su deseo asumirlo y respetarlo.

Esto abre a una pregunta en todos los ámbitos… ¿qué tipo de vinculación tenés con tu deseo?

Lic. Rodolfo Falcón

Lic Rodolfo Falcon.  M.N. 40467

Mi nombre es Rodolfo Falcón, soy psicólogo y trabajo en Capital Federal, Caballito. Administro esta página web, así que espero que estés disfrutando tu estadía y que sigas visitando este portal asiduamente. Podés visitar mi página de facebook, hacerte fan y tener una comunicación más fluida conmigo, haciéndome consultas, o podés suscribirte por email para enterarte en tu casilla, del resumen.

Anuncios

¿Qué pensás? compartí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s